¿Para qué sirven y cómo funcionan los Cilindros del Faraón?

Las investigaciones demostraron que bajo el influjo de los Cilindros del Faraón el organismo humano se transporta a un estado diferente, energéticamente más elevado y “superior” en el cual los procesos de regeneración y recuperación que contribuyen a la armonización de todo el organismo transcurren con mayor actividad. Los científicos concuerdan que este efecto se logra gracias a la conjunción de la galvanoterapia, la metaloterapia, la mineraloterapia y la magnetoterapia. En primer lugar, según algunos investigadores, los Cilindros del Faraón son resonadores para ciertos campos físicos. En segundo lugar, la presencia de un potencial diferencial entre el contacto del cobre, el zinc y la piel crea en el cuerpo una débil corriente eléctrica. Como tercer factor, el cobre por sí mismo posee una serie de propiedades curativas y desde la antigüedad tiene un amplio uso en la medicina. Por último, los campos físicos generados por los componentes de relleno producen efectos curativos en el organismo a través de los puntos energéticos bioactivos localizados en las palmas de las manos.

página anterior                                                                       página siguiente