Introducción. ¡Develación de un enigma milenario!

Los cilindros del Faraón – son dos objetos enigmáticos de forma cilíndrica presentes en las manos de algunas esculturas del Antiguo Egipto. No existe una opinión singular entre los diferentes especialistas egiptólogos referente al origen de estos objetos.

En 1976 en el Cáucaso R. Dobrovolskiy y V. Kovtun descubrieron un antiguo manuscrito esotérico titulado "Los Misterios de la Vida y la Muerte", que contenía información sobre los cilindros Lunar y Solar elaborados con zinc y cobre y un relleno específico. Según la afirmación del autor desconocido los Cilindros del Faraón eran empleados por los faraones y sacerdotes del Antiguo Egipto para incrementar las fuerzas vitales y comunicarse con los dioses. 

Los Cilindros del Faraón fueron reconstruidos con base en la antigua receta y posteriormente durante varios años investigados por el físico Vladimir Kovtun. En dichas investigaciones participaron médicos, físicos, egiptólogos, personas con dotes extrasensoriales y parapsicólogos.

Los resultados de estas investigaciones sorprendieron a los científicos. Resultó que los Cilindros del Faraón presentan un espectro muy amplio de efectos benéficos sobre el cuerpo humano.

Entre los beneficios se encuentran el apoyo en tratamiento de enfermedades cardiovasculares, neurotróficas, hipertensión, enfermedades del sistema urinario, asma, insomnio, dolores de cabeza, así como también se pueden utilizar en calidad de medios para la disminución de estrés y prevención de ateroesclerosis. Una de las sorprendentes particularidades de los Cilindros del Faraón es la mejoría en prácticamente todos los sistemas vitalmente del organismo (los indicadores de estos sistemas mejoran en promedio entre 2 – 2.5 veces)

De acuerdo a las opiniones de diversos médicos los Cilindros del Faraón representan un dispositivo de fisioterápia único creado por el ingenio de los científicos del Antiguo Egipto que se sincroniza a las características y particularidades de cada individuo. Las propiedades curativas que incluyen principios de metaloterapia, galvanoterapia y magnetoterapia permitieron a la doctora en bioenergética T. Meshkova desarrollar una metodología eficaz del empleo de los Cilindros. Los Cilindros del Faraón son benéficos tanto para adultos como para niños, dado que crean en el organismo humano un ambiente que facilita la corrección de diferentes disfuncionalidades. Los Cilindros son un excelente medio de prevención de algunas enfermedades. De acuerdo a las investigaciones experimentales de la doctora T. Meshkova los Cilindros del Faraón protegen al organismo de las radiaciones provenientes de diferentes dispositivos electrónicos como computadoras, televisores, hornos de microondas, etc.

La televisión de la Federación de Rusia elaboró un documental sobre los Cilindros del Faraón de 4 horas de duración bajo el título “Egipto. Pruebas de un misterio”. En 1999 se editó por Bratislava, “Ariadna” el libro de difusión científica “El enigma de los Cilindros del Faraón” escrito por su investigador  el físico ruso V. Kovtun.

Los Cilindros del Faraón han sido patentados. Las marcas comerciales de "Cilindros del Faraón" y "Cylinders of Pharaohs" han sido registradas en 20 países del mundo a nombre de su investigador V. Kovtun.